admin 10 min. 25 min.

Aunque ya le hemos dado la bienvenida al otoño, el calor se niega a abandonarnos… al igual que la sed que lo acompaña. Durante las vacaciones, nuestros peques podían pedirnos agua o jugo cada vez que lo necesitaban… pero ahora que han comenzado las clases, ¿cómo podemos ayudar a que se mantengan hidratados? Recuerdo el famosísimo jugo de papaya que a más de una nos mandaron en la lonchera, era terrible cuando llegaba fermentado y nos hacía doler el estómago; por eso, como una deuda con mi Yo del pasado, estoy comprometida con la misión de encontrar alternativas sencillas, saludables… y que se mantengan frescas.

 

Lo ideal para hidratarnos es el agua pura, pero estamos acostumbrados a tomar bebidas saborizadas, principalmente porque buscamos variedad para no aburrirnos. Con mayor razón, debemos ser creativas para las loncheras de los niños.

¿Qué debemos evitar en las loncheras?

  • jugos envasados porque contienen demasiada azúcar
  • bebidas o infusiones que contengan cafeína o teína
  • lácteos, a menos que tengamos un buen sistema para mantenerlos fríos hasta el momento en el que vayan a ser consumidos
  • gaseosas
  • jugos de frutas

 

Es importante que los chicos se mantengan hidratados durante toda la jornada escolar. Por ello, debemos tomar en cuenta la duración de esta y la edad del niño para asegurarnos de estar enviando la cantidad adecuada.

 

Algunas de mis recetas favoritas

  • Hierba Luisa con limón:

Podemos preparar la infusión la noche anterior  y mantenerla en la refri. Antes de ponerla en la lonchera, le agregamos medio limón y, si queremos, podemos endulzarla con una cucharadita de azúcar, panela o miel.

 

  • Chicha morada:

Ponemos a hervir medio kilo de maíz morado en 3 litros de agua con clavo y canela por una hora. Una vez que esté lista, la conservamos en la refri. Lo recomendable es endulzar con azúcar o panela solo la porción que se va a consumir en el momento. Al final, se le agrega limón al gusto.

14

  • Agua de piña:

Ponemos a hervir las cáscaras bien lavadas de una piña en 3 litros de agua. Podemos agregar anís estrella, debe hervir por media hora. Una vez que esté lista la preparación, la colamos y endulzamos.

 

  • Agua de manzana, pera o durazno:

Ponemos a hervir en 2 litros de agua las frutas de nuestra elección partidas en 4 (manzanas, peras o duraznos). Se deja hervir por el lapso de una hora aprox. Después se endulza con azúcar, panela o miel al gusto.

1

  • Aguas frutadas:

Cortamos en trozos pequeños la(s) fruta(s) de nuestra elección (sandía, fresas, piña, melón, naranja). Colocamos la fruta en una jarra de agua helada, mezclamos todo con una cuchara y dejamos reposar. Para enviarla en la lonchera, podemos llenar medio tomatodo con el agua y completar la otra mitad con hielo, así llegará súper fresca a la hora del refrigerio.

6

  • Manzanilla con naranja:

Se prepara la infusión y se le agrega el jugo de media naranja. Podemos enviar esta bebida como agua fresca. Lo mejor es que no es necesario agregarle azúcar.

 

  • Anís:

Preparamos la infusión y luego la endulzamos con azúcar, miel o panela al gusto.

 

  • Naranjada:

Mezclamos agua y jugo de naranja natural en igual proporción. Se puede endulzar con miel.

 

  • Limonada:

Mezclamos un litro de agua y el jugo de 6 limones y endulzamos con miel. Para mantenerla fresca podemos llenar tres cuartos del toma-todo con limonada y el resto con hielo.

4

  • Infusiones frutales:

Podemos encontrar una gran variedad de infusiones de frutas en el supermercado (filtrantes) o tiendas especializadas (suelto). En ambos casos debemos asegurarnos de que no contengan hojas de té y los ingredientes sean naturales. Generalmente el tiempo de filtrado es de entre 5 y 8 minutos, pero para estar seguras nos podemos guiar de las instrucciones de la cajita o le preguntamos a la persona que nos lo vende (si compramos en una tienda especializada).

 

  • Agua pura

Espero que les sirva!

Ale